El Giro y el mito de la caverna

{Banda Sonora: Depeche Mode – Policy of Truth}

Por ÀLEX OLLER

Tengo pendiente una conversación con La Maja sobre Platón y el mito de la caverna, muy en boga últimamente a razón de según qué debates políticos, resultados electorales y consecuentes análisis por parte de quienes, en el argot deportivo estadounidense, llamaríamos Monday Morning Quarterbacks. Todos nos atrevemos a pasar revista a toro pasado, con más saña incluso tras una goleada, pero lo cierto es que cuesta explicar algunos fenómenos, como del de priorizar el poder tomarse unos berberechos y unas cañas sobre el bienestar general.

La sexta etapa del Giro de Italia sale este jueves de las espectaculares Grotte di Frasassi en Ancona. No literalmente, aunque mejor no dar ideas a los organizadores, dados los palos recibidos la víspera por el trazado de obstáculos entre Módena y Cattolica que derivó en trágico accidente y abandono de Mikel Landa. Los engaños, la distorsionada información que en la filosofía platónica se plasma en sombras sobre las rocas, en la Corsa Rosa toman forma de rotondas, chiquanes, baches, adoquines y auxiliares con banderas que, pese a sus buenas intenciones, acaban ejerciendo de peligrosos espantapájaros para los embalados ciclistas.

Nubarrones grises, tan reales como figurados, persiguen en la partida al conmocionado pelotón y quienes cubren la carrera, aunque poco a poco los protagonistas, tanto sobre el asfalto como la cabina, van aliviando el ánimo camino del final en lo alto de Ascoli Piceno, buscando razones para seguir pedaleando o narrando, acelerando cadencias, cuestionando creencias y soltando cadenas. “Algo habrá que hacer”, sostenía Platón, y son ocho los primeros en lanzarse, de los que quedará la mitad a falta de 30 kilómetros para la meta.

Las ascensiones a la Forca di Gualdo, luego a la Forca di Priesta y finalmente a San Giacomo, a 1,090 metros de altura con rampas de hasta 8.8% de inclinación, se presentan harto dificultosas tras chopar un tremendo aguacero a los sufridos corredores; pero el sol parece abrirse por momentos, como alentando a los valientes a repetir la inaudita maniobra del Ineos en la primera subida, cuando el equipo liderado por Egan Bernal se suelta del grupo perseguidor como un negro bloque de Lego contra el viento y la gravedad, en busca de la luz cegadora. La realidad es que el abanico, aunque bello, no resulta definitivo: allí sigue, entre otros, el joven Remco Evenepoel, cada día más fuerte, cada día más amenaza para el colombiano, cada día más presente que futuro y, desde luego, que el pasado de una espeluznante caída al vacío en Lombardía.

En cabeza, el Bahrain aspira a honrar al compañero ausente con un triunfo de etapa del pundonoroso Gino Mader, quien queda codo a codo con Brauke Mollema y Dario Cataldo tras recibir la ayuda de Matej Mohoric y descolgarse el escudero. Un poco más atrás, reaparecen fantasmas con el negligente atropello de Pieter Serry por parte del coche del BikeExchange. La tragicómica secuencia provoca que a Javier Ares se le escape un “¡Coño! ¡Si es que hay que ir a lo que se va!” en la retransmisión de Eurosport y las risas de Alberto Contador y Juan Antonio Flecha tras el susto, sin mayores consecuencias.

A kilómetro y medio del final, Bernal vuelve a probar suerte en solitario, pero Evenepoel responde al ataque junto a Dan Martin y Giulio Ciccone. Por momentos, el arrebato en plena cuesta se asemeja al emocionante cara a cara que protagonizaron el bogotano y Landa el martes, antes de que el alavés se quemara en la hoguera del arribo en rebaño a Cattolica. Pero el mejor homenaje se lo presta un exhausto Mader, quien, ya sin escoltas y con rostro desencajado por la fatiga, se tambalea en su intento de celebración al cruzar la meta. Un triunfo individual con sentido colectivo.

La jornada ha sido emotiva y bella, desde las estalactitas de Frasassi al podio de San Giacomo con nuevo líder en la general, el húngaro Attila Valter, flanqueado por Evenepoel y Bernal, 67 años entre los tres. Valió la pena salir de la caverna. Lo del retorno, si les parece, lo dejamos por ahora en pendiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.