No nos hagamos ‘las suecas’

{Banda Sonora: X-Ray Spex – Oh Bondage, Up Yours!}

Por ÀLEX OLLER

“Aquí los hombres sirven para dos cosas: para nada y para dar dinero. Nada más”, le subraya Doña Olga a una de las ficheras del cabaret Barba Azul en La Mami, brillante documental de producción catalana donde Laura Herrero Garvín retrata el día a día –o noche a noche– de las mujeres que pasan por la trastienda de un mundo plagado de machismo, violencia y desigualdad.

Conservo la esperanza de que el periodismo siga sirviendo para algo más, pero me guardo la cita en el bolsillo, que uno nunca sabe para dónde soplará el viento mañana y las novedades del día tampoco animan precisamente al optimismo. Arquea una ceja desde su trono del aseo-guardarropía la Mami y no hace falta añadir mucho más. Hay cosas que apestan bastante más que el baño de un cabaret de Ciudad de México con apelativo feminicida: desde nombramientos directivos a menosprecios públicos por parte de compañeros de quinta división. El mérito, como bien explica nuestra protagonista, está en manejar a todo tipo de clientes, “desde la persona más educada hasta el más patán”. Y es por ello –corrige a una joven intrusa– que “estas mujeres no son putas. Son trabajadoras sociales”.

El dinero aprieta y por la familia lo que sea. Aunque no estén –ni estamos ya– para aguantar a hijos e hijas de puta –con perdón para las putas–. Ni en el 8-M ni cualquier día del año. Y al que no lo tenga claro, va otra producción catalana estrenada esta semana en TV3: X, la sèrie, con un primer capítulo dedicado a desenmascarar las agresiones  machistas que a diario consentimos como sociedad. No nos hagamos más las suecas.

No todo son malas noticias. El lunes llegó al buzón el último ejemplar de Panenka con alentador titular pospandémico (Volver) y el martes heredé un auténtico tesoro: otras tantas revistas futboleras del siglo pasado destinadas a engalanar la hemeroteca personal. Las conservó con mimo durante toda una vida nuestra añorada Ana, periquita de corazón y ejemplo de lucha obrera, bondad y generosidad que nos dejó demasiado pronto. Otra injusticia, aunque nos sintamos afortunados de haberla conocido.

Cuidaré como se merece tan preciado botín, entre los que destaca un ejemplar del diario Dicen con perfil de Dani Solsona –“El jugador del  momento”– con fecha de 1975, la revista Onze en versión española, las guías de México’86 de Mundo Deportivo y Marca y el programa de un partido de baloncesto entre los Harlem Globetrotters y el New York Nationals por el trofeo BEBE Y VIVE EL CAFÉ con referencias a “los campeones de ébano” y “el equipo blanco”. ¿Otros tiempos? En lo relativo a la moda, sin duda: ay, esos shorts corticos y esos flequillicos… Y, ¿qué me dicen del siguiente titular en portada del semanario AS Color?: “No me dejó una perra” (doña María) en respuesta a la pregunta ¿Dónde está el dinero de Bernabéu? del antetítulo. ¡Toma clickbait! Indago en páginas interiores y encuentro otra declaración que tampoco tiene desperdicio: “Antes era la señora de Bernabéu y ahora soy solo su viuda”. Demoledor.

Bien mirado, arquea también las cejas Doña María en la foto. Me pregunto que se dirían la viuda y la Mami en el confesionario del Barba Azul. Bien pensado, igual sí que de algo sirve el periodismo.

This entry was posted in COLUMNAS, FÚTBOL, PANORAMA and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *