Soler y guiños en tiempos de rock duro

{Banda Sonora: No hay tregua – Barricada}

Por ALEX OLLER

Barcelona, ESPAÑA – Arranca la segunda etapa de la Vuelta en una Pamplona restringida por la pandemia, que tampoco da tregua en el escenario de Barricada y la plaza donde tantas veces afiló la pluma –y empinó el codo– Ernest Hemingway, cronista de la Guerra Civil, numerosos Sanfermines y declarado aficionado al ciclismo.

“Las carreras de ciclismo en carretera son el único deporte del mundo digno de ese nombre”, decía el autor de Fiesta, donde el protagonista confraterniza con los corredores de la vuelta al País Vasco a su paso por San Sebastián.

Tampoco da tregua el Congreso, que de dignidad exhibe más bien poca últimamente, ahora con una censurable moción y nuevas estridencias; un rock duro bastante menos apetitoso que el que nos propone a menudo El Drogas, cuyo reciente documental sigue como asignatura pendiente en mi videoteca particular.

Puestos a agitar el cabolo, hagámoslo pues al ritmo que marca Movistar, con un arreón de agárrate y no te menees a 50 kilómetros de la meta que obliga a la súbita reacción del pelotón; y más concretamente de Marc Soler, que se suelta definitivamente el pelo en el descenso a Lekunberri para acabar cruzando por primera vez la meta como ganador en una gran ronda.

Parece que conviene no dormirse en esta joven Vuelta, con apenas dos etapas recorridas, pues si en la inaugural Primoz Roglic asestó un cuchillazo a sus rivales al menor despiste, el miércoles irrumpieron unos rollizos potros en plena carrera, cruzándose con ciclistas sobre el asfalto y amenazando con protagonizar un bizarro episodio, de esos que hoy nos da por llamar ‘virales’.

¿Fue un sueño? ¿Otro reclamo territorial de la naturaleza ante los incordiantes pasatiempos de los humanos? ¿Un guiño literario del tío Ernesto desde el más allá?

“No era una bicicleta. Lo que hacía era montar a caballo”, alegaba, nuevamente en Fiesta, el protagonista sobre un accidente y su supuesta impotencia.

Algo desconcertado aún por el golpe –¿o galope?– de teatro, escucho las promociones de Televisión Española que interrumpen, a su vez, la emocionada narración de Carlos de Andrés: “Esta noche, Inés del alma mía”, anuncia el periodista, añadiendo “una serie de amor y guerra” a modo de coletilla.

Lo primero no sé, pero lo segundo parece asegurado en la carrera, donde Roglic aprieta de nuevo en el ‘sprint’ por el segundo lugar que le da seis segundos de bonificación y amplía así a nueve su ventaja sobre el segundo en la general, Dan Martin, y 11 y 17 respectivamente sobre Richard Carapaz, tercero, y Jhoan Esteban Chaves y Enric Mas, ambos cuartos. Ya saben, es “el juego del gato y el ratón”, que canta Barricada.

La etapa del jueves sale de Lodosa y acaba en Laguna Negra-Vinuesa; y la del viernes, con final en Ejea de los Caballeros, parte de Numancia. Para más guiños está la cosa…

This entry was posted in CICLISMO, LITERATURA, VUELTA ESPAÑA 2020 and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *