Sevilla y Valencia persiguen la senda marcada por Atlético

[Este artículo fue editado y publicado en agosto de 2015 por THE ASSOCIATED PRESS]

Por ALEX OLLER

BARCELONA, España (AP) – Hace poco más de un año, el Atlético de Madrid celebraba efusivamente su décima conquista de la liga española tras una travesía por el desierto con doloroso descenso a la segunda división incluido.

Los rojiblancos penaron dos temporadas en la categoría de plata antes de regresar a primera, donde Barcelona y Real Madrid continuaron repartiéndose los títulos: entre ambos, ganaron 14 de las 17 ligas disputadas entre aquel campeonato atlético en 1996 y el último de 2014.

Solo la vuelta del argentino Diego Simeone a finales de 2011 logró devolver al Atlético al primer plano. El ex jugador colchonero agarró con fuerza el timón y dirigió al club a la conquista de la Liga Europa primero, la Supercopa continental después, luego la Copa del Rey y finalmente el torneo más deseado: la liga.

Lastrado un año más por la fuga de talentos y notable cansancio físico y psicológico, su equipo no logró repetir el éxito la pasada campaña, la primera en que Simeone no celebró un título de primer nivel, pues acabó tercero en la clasificación del campeonato finalmente ganado por el Barsa y apenas saboreó el triunfo en la Supercopa doméstica; eso sí, frente al más acérrimo rival, el poderoso Madrid.

El Atlético se quedó con las ganas de repetir como campeón liguero y disputar nuevamente la final de la Liga de Campeones, donde rozó la gloría en la anterior edición, cediendo agónicamente el partido decisivo ante los blancos.

Pero Simeone puede enorgullecerse de haber trazado el camino a seguir por otros pretendientes al título español como Valencia o Sevilla, respectivos cuarto y quinto clasificados en la liga 2014-15 y serios aspirantes a emular la gesta de los rojiblancos de hace 15 meses.

El trio de candidatos disputará a la vez la Champions en la campaña 2015-16, y es por ello que presentan plantillas amplías y poderosas, reforzadas  conciencia pese a la estimable distancia respecto al potencial de Barsa y Madrid.

El fichaje más notable sería el del argentino Luciano Vietto por el Atlético. Estelar en su primera aventura en España con el Villarreal, el joven talento anotó 18 goles en 47 partidos y acaparó rápidamente la atención. Los rojiblancos, que volvieron a hacer caja con los traspasos del creativo Arda Turan al Barsa y el goleador Mario Mandzukic al Inter de Milan, donde también recaló el central Miranda, supieron jugar sus cartas para reunir a Vietto con Simeone, el técnico que le hizo debutar en Racing.

El “Cholo” tendrá el reto de repetir con su compatriota un éxito similar al experimentado con Antoine Griezmann la pasada campaña, cuando el francés se destapó con 25 dianas. Menos acertado estuvo Mandzukic en su relevo del partido Diego Costa, impulsando la puja del club madrileño los servicios de Jackson Martínez, puntal del Porto las tres últimas campañas y nuevo representante colombiano en la entidad que exhibió la mejor versión de Radamel Falcao hace dos temporadas.

Vista la incrementada competencia ofensiva, el mexicano Raúl Jiménez buscó minutos en el Benfica, mientras el uruguayo José Giménez se postula como recambio natural de Miranda. Simeone también celebra el retorno del lateral Filipe Luis e intentará exprimir al máximo el talento del canterano Oliver Torres, posible alternativa a Arda en la medular.

En su quinto año al frente de la nave colchonera y recién alargado su contrato hasta 2020, el entrenador bonaerense aspira tanto a volver a meterse en la pelea con Barsa y Madrid como a reconquistar corazones, tras escuchar sus primeras (aunque tibias) críticas el pasado curso por supuesto juego especulativo.

No se plantean tamañas discusiones estilísticas Valencia y Sevilla, a pesar de que la exigencia siempre es máxima en casa de los primeros. La llegada del magnate Peter Lim hace un año revolucionó el panorama  en la entidad “ché”, que mantuvo un buen pulso con el Atlético por el tercer lugar y plantó cara a azulgranas y madridistas en sus duelos directos. El cuadro valencianista ha cambiado nuevamente de director deportivo, una decisión polémica por la influencia que el agente Jorge Mendes ejerce en la confección de un plantel aderezado con la incorporación del delantero Santi Mina pero indudablemente debilitado por el precipitado adiós del defensor argentino Nicolás Otamendi.

Opuesta filosofía mantienen en Sevilla, donde Ramón Rodríguez “Monchi” renovó su vínculo hasta 2020. Con excelente olfato para los fichajes, el veterano director deportivo logró reclutar al italiano Ciro Inmobile para suplir los goles que dejó el colombiano Carlos Bacca, actual del Milan. Mientras espera la recuperación del central argentino Nico Pareja, el técnico Unai Emery se reencontrará con el defensor Adil Rami y seguirá apostando por el fútbol aseado con hombres como Denis Suárez, el también argentino Ever Banega o el recién incorporado Michael Krohn-Dehli.

Ya sin Vietto o el mexicano Giovani Dos Santos, el Villarreal se encomendará de nuevo a su envidiable cantera, además de los ex malaguistas Samuel Sánchez y Samu Castillejo, y los atacantes Leo Baptistao y Roberto Soldado para competir también en Liga Europa junto al Athletic de Bilbao.

 

This entry was posted in FÚTBOL, PUBLICADO EN AP and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *