Tócala otra vez, España

[Esta columna fue editada y publicada en junio de 2014 por IMPREMEDIA]

Por ALEX OLLER

BARCELONA, España – Dominador en Europa, donde sus clubes se reparten los más preciados trofeos, el fútbol español aspira a inmortalizar su sello en suelo latinoamericano con su segunda conquista de un Mundial.

De lograr tamaña hazaña en Brasil, España igualaría precisamente la gesta del país anfitrión, pues el último combinado en lograr hilvanar coronas fue la Canarinha, en 1958 y 1962. Pero para ello, deberá superar un Grupo B donde figuran la actual subcampeona Holanda y la rocosa Chile.

El camino se adivina dificultoso para los hombres de Vicente Del Bosque, que convocó a 16 de los que tocaron el cielo en Sudáfrica 2010 y una docena de los que abrieron su actual racha triunfal, ganando la Eurocopa de 2008.

La continuidad es, pues, la gran apuesta de “La Roja”, como ha acabado conociéndose a la selección española. Enterrada quedó aquella “Furia” más mitológica que exitosa, que cautivó corazones con los cuatro goles de Emilio Butragueño a Dinamarca en México 1986 pero se despidió mordiendo el polvo en cuartos de final contra Bélgica.

Su última aventura de este lado del charco también quedó en sinsabor cuando Italia la sacó de Estados Unidos 1994, nuevamente en cuartos y con el labio partido de Luis Enrique, actual entrenador del Barcelona, cómo ensangrentada imagen de su histórico infortunio.

Pero esa era otra España: un equipo de brega y alma trágica, muy lejano al actual, invicto en sus últimos tres grandes torneos (dos Eurocopas y un Mundial), por mucho que doblara hace un año la rodilla en la Copa Confederaciones.

Lo hizo ante Brasil, del que se exige un golpe de autoridad en su casa, del mismo modo que algunos descartan a “La Roja” por presumible fórmula caduca, cansancio físico y falta de motivación.

Hombre cauteloso, Del Bosque apuesta por todo lo contrario, como demuestra la convocatoria del veterano David Villa, recién incorporado a la MLS.

El bajón del Barcelona en la última temporada, saldada sin títulos relevantes, es el principal argumento de los escépticos, pues el club azulgrana es el que más jugadores aporta (7) y el que definió el estilo asociativo bautizado como “tiqui-taca” en torno centrocampistas livianos y talentosos como Xavi Hernández y Andrés Iniesta.

El gol de este último decantó la final con Holanda hace cuatro años, posibilitando que el capitán Iker Casillas levantara la preciada copa.

Ahora el continente americano, donde jamás se ha coronado un equipo europeo, espera su defensa del título con los “Orange” y otro viejo conocido, el técnico Louis Van Gaal, en primera fila.

A debate: un estilo.

En juego: marcar época.

A pedir, un deseo: tócala otra vez, España.

This entry was posted in COLUMNAS, FÚTBOL and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *